• Sepa propiedades medicinales Cola de caballo [Curativas]

    En la actualidad existen alrededor de 700 especies, la mayoría son oriundas de Australia, pero en la actualidad se encuentran distribuidos por todo el mundo, por su rápido crecimiendo se emplean en las industrias papeleras. Pero nosotros hablaremos hoy sobre sus cualidades curativas.


    Eucalipto - Eucaliptus


    En muchas de las especies se aprovechan la gran cantidad de resina que producen; en el ambito de la medicina, las que producen una resina rojiza oscura son utilizadas como fármaco cicatrizante, curtiente y astringente. Del eucalipto pueden obtenerse también aceites, tinturas y gomas.


    Beneficios del Eucalipto (Que cura):

    Bronconeumonía y otras afecciones de bronquios : realizar el cocimiento de hojas de eucalipto, romero y bastante ungüento mentolado, acercar el rostro y recibir directamente los vapores emanados. También se puede complementar el tratamiento aplicando aguardiente alcanforado de las rodillas a los pies y cubrir para mantener suficiente calor. El aguardiente alcanforado se prepara agregando el alcanfor al aguardiente y dejarlo reposar por una noche.

    Garganta : Se prepara 10 gramos de ojas frescas por cada 1/2 litro de agua, dando un hervor, con la preparación hacer gargaras. También sirve como desinfectante de la boca.

    Bronquitis, tos y pulmonía : Hacer evaporaciones con hojas de eucalipto en las habitaciones de los enfermos. Para efectuar estas evaporaciones se hierven tres litros de agua, añadiendo cien gramos de hojas de eucalipto, renovándolas cuando hayan perdido su aroma.

    Reumatismo crónico : Hacer baños calientes con las hojas de eucalipto sobre la parte afectada de forma continua, sentirá alivio rápido y efectivo.


    Dolores ocasionados por las venas varices : Mezclar 30 gramos de hojas de eucalipto y la misma cantidad de hojas de nogal, hervirlos y luego aplicar las hojas a manera de emplastos sobre el área afectada, esto sin duda calmará el dolor y disminuirá la inflamación.

    Tos : Preparar una infusión de un puñado de eucalipto, un puñado de llantén, un puñado de tomillo (recordar que un puñado es lo que se coge con los dedos), se calientan las hierbas en una tazacon el jugo de medio limón, con cáscara y pulpa, pero sin semillas. Se deja reposar, se cuela, se endulza con miel de abejas y se toma al levantarse y acostarse.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada